14 de mayo de 2014

¿Cuándo se acaba la LME? ¿Cuando el bebé cumple 6 meses, o 7?

Aunque se aparta un poco del contenido del blog, me gustaría escribir mi opinión sobre el método de introducción de alimentación complementaria conocido como Baby Led Weaning (BLW a partir de ahora), que podríamos traducir como "destete dirigido por el bebé".
Pero antes de entrar en materia me gustaría puntualizar algunas cosas sobre cuál es el momento idóneo para abandonar la lactancia materna exclusiva (LME) y filosofar sobre los famosos "seis meses" de LME que recomienda la OMS, y a eso voy a dedicar toda esta entrada.

Hasta hace unos años, la recomendación de la OMS y las asociaciones de pediatría era empezar a introducir la alimentación complementaria a los 4 meses de vida de los bebés, pero se retrasó hasta los 6 meses fundamentalmente por dos motivos de salud y un motivo práctico:

Los motivos de salud son:
  • Retrasar a esa edad la introducción de los alimentos y sobretodo del gluten reduce la gravedad de una posible reacción alérgica y además reduce en número la aparición de tales reacciones. Así que mejor a los 6 meses que a los 4.
  • Más o menos a los 6 meses se acaban las reservas de hierro de las que dispone el bebé desde el nacimiento (recordemos que la leche de todos los mamíferos tienen poco contenido en hierro, aunque su biodisponibilidad es excelente, es decir, que el poco que hay se absorve divinamente y eso da de sobra para ir tirando un tiempo). Acabadas las reservas se requieren aportes extraordinarios de hierro para evitar una posible anemia.
El motivo práctico es que sobre los 6 meses empieza a ser fácil y factible empezar a dar alimentos nuevos y sólidos a los bebés, porque a esa edad la mayoría de los bebés ya se aguantan derechos bastante bien, saben mostrar señales de saciedad (girando la cabeza, escupiendo la comida...), abren la boca cuando se les ofrece alimento apetecible, tienen arcadas para expulsar lo que se les atragante,  tienen mucha curiosidad por alimentos nuevos (mordisquean, manosean...) e incluso son capaces de llevarse una cuchara ellos mismos a la boca.
Con 4 meses la verdad es que muy pocos bebés sostienen la cabeza bien, o se aguantan en una trona, o aceptan bien que se les quiera meter en la boca otra cosa que no sea un pezón o una tetina, así que puede convertirse en un suplicio intentar que coman algo distinto a la leche, y ya no digamos algo sólido.

¿Por qué hay pediatras y familiares que siguen presionando para que se empiece a dar fruta o cereales a los 4 meses, si parece claro que a esa edad el bebé no está preparado ni lo necesita?

Pues seguramente por una serie de motivos históricos que han ido perdurando.
Por un lado, las leches artificiales de hace 30 años tenían una formulación (aún) más lamentable que la de ahora y era perentorio introducir vitaminas frescas en la alimentación de los bebés para evitar complicaciones futuras. Hoy en día las leches de fórmula están más perfeccionadas y no hay que introducir tan pronto ni vitaminas ni minerales externos a la propia leche.
Por otro lado, un niño alimentado con leche materna tienen un crecimiento rápido durante el primer trimestre (con famosos picos de crecimiento, que bastantes quebraderos de cabeza dan) pero después su aumento de peso se ralentiza (por eso las curvas de crecimiento son curvas y no rectas), llegando a ser alarmantemente lento a partir del quinto mes. ¿Qué desea entonces un pediatra o una madre asustadiza? Empezar a meter calorías a cholón aparte de la leche (o sea, cereales).

Aparte de eso, perdura con mucha fuerza un mito (mantenido por profesionales de la vieja escuela y familiares) que consiste en pensar que cuando a un niño se le dan cereales por la noche duerme de un tirón, así que se le meten a cholón en cuantito su organismo puede procesarlos. Lo cierto es que los estudios clínicos realizados demuestran con estadísticas que es falso que los niños se despiertan menos metiéndoles pronto los cereales, porque no siempre que el niño se despierta, es por hambre. Pero posiblemente como sobre los 4-6 meses los bebés tienen una "mejoría" transitoria en sus patrones de sueño y tienden a dormir más del tirón al menos durante la primera mitad de la noche (a los 8-9 meses se vuelve a joder el invento), pues seguramente la gente relacionó mal la causa y el efecto y pensó que la mejoría del sueño se debía a la introducción de los cereales.

Además, si parece fisiológico que el niño gane menos peso en esos meses, ¿realmente es bueno "forzarle" con alimentación más calórica que lo que necesita?

Recapitulemos, que me voy por las ramas:

La OMS se dio cuenta de que empezar a introducir alimentos sólidos a los 4 meses era demasiado prematuro e innecesario porque la leche materna da de sobra para aguantar hasta los 6 meses , más o menos. Esto protege de alergias alimentarias futuras entre otras ventajas. A partir de los 6 meses, el problema de la falta de hierro hace imperioso empezar a introducir otros alimentos (el orden no está escrito en piedra y está sujeto a la idiosincrasia de cada madre y cada país y daría para un blog entero).

El caso es que el mensaje de "lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses" es una frase envenenada que da muchos quebraderos de cabeza a las mujeres, siempre muy dadas a tomarse las cosas muy a pecho, y nunca mejor dicho.

  • Por un lado, si al bebé en esos 6 meses le ha caído un biberón de fórmula que otro, la madre se queda con el reconcome de si ha dado lactancia materna exclusiva o no y de si tiene un "borrón en su expediente" por no haber cumplido a rajatabla con el sacramento de los 6 meses de LME.                   
  • Si por motivos de escasa ganancia de peso del bebé el pediatra empieza a recomendar empezar con cereales u otra cosa antes de los 6 meses, a la madre se le rompe el alma porque tampoco ha cumplido con el sacramento de los 6 meses de LME y puede pensar que es una mala madre, que es "menos" que las demás mujeres, etc. Un disgustazo.
  • Las talibanas de la lactancia y las primerizas más neuróticas quieren ser más papistas que el Papa y marcan en el calendario los dias que quedan para cumplir los 6 meses, habiendo opiniones encontradas sobre si los "seis meses" se cumplen el día que el bebé celebra su sexto cumplemes, o el último dia antes de celebrar el séptimo. Eso significa que hay madres tan obsesivas con el asunto que si su bebé nació el 1 de enero, un suponer, consideran que su bebé debe estar con LME hasta el 30 de junio e incluso al 1 de julio, y no el 1 de junio, para quedarse con la conciencia tranquila y cumplir el sacramento supremo de dar LME durante 6 meses. Ni qué decir tiene que llevar las cuentas con esta precisión no es el objetivo de la OMS y que es una conducta absurda y ramplona, porque el límite de los seis meses obviamente es flexible y sujeto a las condiciones de salud del bebé.
Es decir, que si el bebé tras el primer trimestre tiene un parón en la subida de peso, e incluso una leve disminución, no te van a venir los de la OMS a darte con una cachiporra en la cabeza si le metes cereales al niño con 5 meses y medio. Y si ni tu hijo adelgaza ni parece tener anemia y se la sudan mogollón los alimentos sólidos pasado el séptimo mes, pues tampoco pasa nada por retrasar la introducción de sólidos. Estoy segura de que San Carlos González suscribiría esta afirmación.

AHORA BIEN

Realmente yo no recomiendo pasarse de esos primeros seis meses con LME (seis meses entendidos de forma flexible como la fecha cercana al día que el bebé cumple 6 meses). Ya no sólo porque realmente el parón en la ganancia de peso puede ser muy alarmante, sino porque el problema de la falta de hierro es muy real, aunque seguro que pasa desapercibido en la mayoría de casos.
Mi Angelito2 tuvo anemia y me enteré únicamente porque seguía bajo control médico por su ictericia de nacimiento: por fuera no se le notaba nada, ni en su comportamiento. ¡Y se la detectaron cuando ya le había introducido el pollo y la ternera! El Angelito1 no sé si tuvo anemia porque no le hicieron análisis, pero no me extrañaría que también andara falto de hierro por esas fechas. Si yo me hubiese resistido a meterles cereales o carne hasta el séptimo u octavo cumplemes, como mucha madre lactante obsesiva, ¿cuánto tiempo hubiera estado su organismo en situación de anemia?
Cierto es que la ictericia aumenta la probabilidad de padecer de anemia después, pero quiero hacer hincapié en que esa anemia no se notaba nada, es invisible.

Así que mi recomendación personal es que, con flexibilidad y sin estresarse, respirando hondo, se empiecen a ofrecer alimentos ajenos a la leche de la madre entre los 5 y los 7 meses de vida del bebé, preferentemente cereales comerciales enriquecidos en hierro y si la progresión en la aceptación de los alimentos es buena, preocuparse más de introducir las carnes que no en explorar primero todas las verduras del supermercado, porque el defecto de la leche materna es la falta de hierro, no de vitaminas y otros minerales, así que en ofrecer alimentos ricos en hierro nos tenemos que centrar (la fruta y la verdura se tienden a introducir pronto porque son digestivas, no por otra cosa).

Fantasean las fanáticas de la leche materna, e incluso San Carlos González lo insinúa en sus evangelios, que de la misma forma que la OMS cambió sus recomendaciones de dar LME de los 4 meses a los 6, en años venideros nos podemos encontrar con que, tras acumular y revisar las nuevas evidencias científicas, la OMS nos sorprenda con una nueva recomendación de retrasar la introducción de alimentos sólidos hasta los 7, 8 meses, o quién sabe, incluso más tarde. Aunque no descarto que haya modificaciones al respecto y que mis ojos lo vean, soy escéptica por lo dicho: realmente el número de niños que empiezan a adelgazar y a quedarse faltos de hierro sobre los 6 meses es demasiado alto como para que pueda ser una recomendación generalizada postergar la LME unos pocos meses más. Pero como el control del peso no es tan exhaustivo a esas edades y es absurdo realizar análisis de sangre a los bebés por rutina, no creo que sea algo que haga saltar las alarmas clínicas.
Además la mayoría de bebés a los 6 meses aceptan con gran disposición explorar la comida, y la Naturaleza tiene bien ajustados sus plazos.

Un último comentario: ni por asomo dudo que el hecho de que todas las leches de mamífero sean bajas en hierro tiene que tener un significado biológico y evolutivo que al ser humano se le escapa, y que una peuso-anemia en los niños de6 meses pueda ser incluso fisiológica. Supongo que será una manera de forzar al organismo a buscar otros alimentos y no estar permanentemente enganchado a la madre. Una manera como cualquier otra de espabilar a la chavalería.

Aclarado todo este asunto, en una próxima entrada me centraré en explicar en qué consiste el Baby Led Weaning cuales son sus fortalezas y debilidades y mi opinión y experiencia personal sobre el asunto.

¿Hay alguna identificada con lo que he explicado sobre obsesionarse con los famosos seis meses de LME?

7 comentarios:

  1. Imagino que no tienes comentarios porque los censuras...esta entrada y la de Blw son bastante deficientes y demuestran que no estás muy informada. Esperar hasta los 6 meses como recomiendan todos los organismos con crédito sobre la materia, no es un capricho de madres cuadriculadas es simplemente porque científicamente se ha comprobado que su aparato digestivo no está preparado para otros alimentos antes, es una cuestión de madurez digestiva....en fin, como supongo que no lo publicarás pero sí lo leerás yo si fuese tú me informaría un poquito más para escribir mejor y con datos objetivos, no subjetivos

    ResponderEliminar
  2. Consejos de la Leche13 de febrero de 2016, 23:04

    Estimada "Mujer": los comentarios de este blog no se moderan, de publican automáticamente. Si no ves comentarios en una entrada es porque simplemente este blog no es un blog profesional que pretende ser una enciclopedia rigurosa llena de datos; para eso si te fijas recomiendo páginas mejores en la barra lateral. Yo a este blog le puedo dedicar poco tiempo.
    Con tus sospechas de que censuro los comentarios ya delatas tus prejuicios; a mí me resulta evidente que no has entendido bien el sentido del post.
    Por cierto, el retraso en las recomendaciones de la OMS para iniciar la alimentación complementaria a los 6 meses (antes lo recomendaban a los 4) no se debe a la incompetencia del aparato digestivo ante ciertos alimentos (que para eso sigue habiendo unas recomendaciones en cuanto a la introducción de los alimentos) si no a la acumulación de las evidencias acerca de retrasar la introducción disminuye el riesgo de alergias e intolerancias alimentarias. El motivo es más inmunológico que digestivo.
    En lo que yo quiero incidir es que la OMS recomienda 6 meses, pero no hay que estresarse en cumplir los 6 meses con todas su horas y minutos.

    ResponderEliminar
  3. Seguro dices que no tiene que ser tan exclusiva la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses porque tu no pudiste hacerlo... fomentas a las demas de manera IMPLICITA a que ellas tampoco pueden!

    ResponderEliminar
  4. Consejos de la Leche11 de julio de 2016, 21:51

    Hola, Anónimo
    Salvo los dias que mis hijos estuvieron ingresados en neonatos no tomaron ni pizca de leche de fórmula, así que se podría decir que si que tuvieron los seis meses de LME. Lo que yo quiero expresar en este post es que no hay que ser más papista que el Papa y que una semana de menos si la situación lo requiere no tiene mayor trascendencia...

    ResponderEliminar
  5. ajjajajajajja san carlos gonzalez y sus evangelios!!!! buenísimo!tenía ganas de leer algo así, y eso que estoy muy de acuerdo con carlos en casi todo, pero es verdad que la gente se toma las cosas demasiado en serio. Por supuesto que son nuestros hijos y es algo serio,pero un poco de sentido común, y mas sentido del humor, que leyendo comentarios veo que a la gente le falta....me gusta mucho tu ironía al escribir, todavía me estoy riendo...:)

    ResponderEliminar
  6. Consejos de la Leche29 de mayo de 2017, 16:05

    Muchas gracias por el comentario!

    ResponderEliminar
  7. Que hay de las 6 gotitas de hierro que le han indicado a mi bebe que ingiera y se lo empece a dar ya cuando cumplió 6 meses.

    ResponderEliminar

Un blog se alimenta de los comentarios de sus lectores. Admito comentarios anónimos, pero ruego respeto y comprensión hacia las opiniones de los demás. ¡PAZ Y BUEN ROLLITO!