7 de enero de 2014

Declaración de Intenciones


Este es un blog dedicado a la lactancia
Por lactancia queda entendido que me refiero a lactancia natural (materna).
Los avances tecnológicos han permitido que el ser humano cuente con una alternativa válida para alimentar a los bebés, que es suministrar un sucedáneo de la leche materna, derivado de la leche de vaca, mediante un artilugio que reemplaza la teta. Es una sustitución del mecanismo fisiológico y natural del amamantamiento que a mi entender debería quedar relegado para los huérfanos, los niños separados de sus madres, las madres que no pueden dejar de trabajar para cuidar a sus hijos o los cuadros clínicos en los que no es posible o aconsejable el amamantamiento, que deben ser estipulados por un profesional. Es decir, que los biberones los debería recetar el médico o reservarse para los casos especiales en los que la madre no puede hacerse cargo todo el día del recién nacido (básicamente, por trabajo, ausencia o convalecencia).
En el resto de casos, el amamantamiento debería ser la feliz norma y no la excepción.

El párrafo anterior es toda una declaración de principios que despertará las iras, habituales cuando se plantean temas sobre la lactancia, de los partidarios acérrimos de la leche de fórmula, o las madres que no han querido dar el pecho por motivos, digamos, no de fuerza mayor, o cuya lactancia ha fracasado por causas propias o ajenas y se ponen a la defensiva.
Por favor: no quiero tener que bloquear o censurar los comentarios. Los apologetas del biberón por defecto, no encontraran nada que les interese leyendo este blog. Las personas que no sean partidarias de dar el pecho, o no deseen hacerlo, que se mantengan en sus convicciones sin molestar a los demás, porque no es necesario que se justifiquen.

Las madres cuya lactancia haya fracasado o no haya durado el tiempo que ellas hubiesen deseado, quizás aprendan algo en este blog acerca de los motivos que condujeron a un abandono prematuro de la lactancia, pero tampoco necesitan justificarse, pues no pretendo atacar a nadie.
Este no es un espacio para el debate, y menos para un debate visceral y enconado como el que se suele producir entre amamantadoras y no-amamantadoras.

Este blog pretende contribuir a la recuperación de la cultura de la leche

Décadas de propaganda en favor de biberones y leche artificial en los países desarrollados han hecho que se pierda la "cultura de la leche", es decir, el conjunto de conocimientos, modo de crianza y costumbres, que de forma ancestral y a los largo de generaciones, se transmitía de mujer a mujer para el pleno desarrollo de la lactancia. 
Nuestras abuelas y madres poco pueden ayudar a las mujeres de ahora: lustros de propaganda dañina y malos consejos médicos arruinó la lactancia de muchas mujeres.
Como un cáncer que se resiste a remitir, persisten en el imaginario colectivo (femenino y masculino) alusiones negativas a la lactancia natural, como que "dar el pecho duele", "mi leche es que no era buena", "a mi madre es que se le acabó la leche a los dos meses", "un niño de un año toma teta por vicio", "los niños criados con biberón crecen igual de sanos", "se te van a quedar las tetas flácidas de tanto dar el pecho, etc", que contaminan a las nuevas madres de prejuicios e ideas absurdas que perjudican su lactancia.
Eso, unido a que las madres lactantes "de largo recorrido" casi deben permanecer en la sombra, sin "salir del armario", escondiendo su realidad para que nadie se escandalice de que siguen dando el pecho después de unas pocas semanas, hace que aún ha día de hoy, impere la crianza a biberón.
Es responsabilidad moral de las mujeres que han conseguido una lactancia exitosa que aconsejen a sus hijas, familiares y amigas sobre la conveniencia de iniciar la lactancia y ayudarlas a mantenerla todo el tiempo que ellas deseen, transmitiéndoles mensajes positivos y consejos prácticos que las ayuden en el día a día y desmontando falsos mitos que contribuyan a que la lactancia pueda vivirse de forma despreocupada y con naturalidad.

Este blog es de índole práctica

En este blog encontrarás consejos prácticos sobre lactancia, especialmente lactancia de gemelos, y estará muy focalizado en dar apoyo emocional y psicológico a la madre o futura madre lactante. En él pretendo dar algunas recomendaciones o tratar aspectos de la lactancia que están poco presentes en la blogosfera, o que con frecuencia se encuentran ausentes en las páginas web sobre lactancia hasta donde llega mi conocimiento.
Yo he echado de menos algunos consejos y datos cuando he buscado información, y puede ser útil que alguien los ofrezca.

El tratamiento de la esfera emocional de la lactancia es clave para el éxito y espero que muchas de las lectoras que están dando el pecho o deseen amamantar a sus hijos se sientan reflejadas e identificadas y encuentren en este blog el optimismo, positivismo, apoyo y aliento que a las mujeres lactantes tanto nos falta en Occidente.
Embarazo, parto y puerperio serán solo tratados tangencialmente. Otros aspectos sobre crianza y alimentación sí que se tratarán con más profundidad por estar directamente relacionados con la lactancia (colecho, alimentación complementaria), y también se hará especial énfasis a la crianza de múltiples.

Y aunque es inevitable que acabe exponiendo mis opiniones personales, intentaré que no se convierta en el típico blog íntimo donde detallo toda mi vida obstétrica, explico mi parto y puerperio y aburro al personal con experiencias personales que no interesan a nadie. Me esforzaré en no perder de vista el afan didáctico y práctico, porque pienso que una persona que desee informarse sobre algo debe quedarse con los datos importantes, y no simplemente  recopilar anécdotas e historietas que solamente sirven para neurotizar y crear falsas expectativas.

Este es un blog optimista y positivo

Como parte del enfoque práctico que quiero dar al blog, la información aquí vertida estará en lo posible desprovista de la negatividad que a veces destilan las páginas dedicadas a la crianza, que a veces dan sensación de que la lactancia es una tarea ardua y fatigosa en la que se acumulan las dificultades y asustan a las madres.
Intentaré que el enfoque sea positivo e incluso humorístico y que constituya un balón de oxígeno y optimismo para las futuras madres, especialmente de múltiples, que deseen abordar el tema de la lactancia pero que se sientan desbordadas por tantas expectativas pesimistas.

Este blog está escrito por una humilde madre lactante

No tengo formación reglada somo asesora de lactancia pero creo que mi veteranía es un grado y que mi experiencia es válida y útil para las demás mujeres, especialmente si esperan o tienen mellizos.
Soy una madre trabajadora, a jornada completa, y no tengo asistenta que me ayude en el hogar. Mi madre vive lejos y tampoco puede ayudarme demasiado. Cuando escribo estas líneas, mis dos hijos mellizos (de aqui en adelante, Angelito1 y Angelito2) acaban de cumplir 13 meses y siguen con la teta, aunque ya rechinen los dientes y coman pures. Para pasmo y admiración de pediatras, enfermeras y matronas, he conseguido darles lactancia materna hasta ahora, a pesar de un buen puñado de condicionantes adversos: embarazo múltiple, prematuridad, cesárea, complicaciones graves en el postparto, separación de mis hijos en el nacimiento, ingreso en neonatos, pezones planos, problemas de enganche, heridas en el pezón, ingurgitaciones y cómo no, críticas y falta de apoyo por parte de gente importante de mi entorno.
Y a pesar de todo ello estoy disfrutando la lactancia y la crianza de mis mellizos, con energía y un consumo muy moderado de cafeína. Superando las dificultades a pesar de haber pasado muchos engorros. Y no tengo vocación de mártir ni soy una madre abnegada. De ahí que sea bastante intolerante con el victimismo y las excusas que utilizan muchas mujeres para justificar el fin prematuro de su lactancia.
Conozco a pocas mujeres que hayan tenido tantos factores en su contra para establecer una lactancia exitosa y sin embargo, yo he triunfado donde otras, que lo han tenido todo más fácil, han fracasado. Y no es cosa de magia, es ciencia: el secreto está en ponerse en manos de buenos profesionales sanitarios, disponer de mucha información y tener un mínimo de fortaleza emocional.

Si lo que escribo ha de ayudar a un solo bebé a estar un ratito más pegadito a la teta de su mami, ya habrá valido la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un blog se alimenta de los comentarios de sus lectores. Admito comentarios anónimos, pero ruego respeto y comprensión hacia las opiniones de los demás. ¡PAZ Y BUEN ROLLITO!